Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Sección de idiomas

Fin de la sección de idiomas

Noticias

Comienza el contenido principal

Una palabra, imparable

07 de diciembre de 2016

Martín de la Puente, número 1 del ranking mundial junior de tenis en silla de ruedas, es un joven que ama lo que hace, de los que escasean en los tiempos que corren, un joven lleno de energía y vitalidad.

Tuvimos la ocasión de hablar con él y conocerlo un poquito más de cerca. Esto fue lo que nos contó:

1. ¿De dónde te viene esa afición por el tenis?

Desde pequeñito. A mis padres les gustaba mucho el tenis. Mi familia fue siempre muy deportista. Mi hermano empezó a venir al Club Naútico de Vigo los fines de semana. Yo venía con él a probar, no iba a clase sino al frontón y echaba unas bolas, no era mi intención jugar al tenis. Llegó Javi que le dijo a mi hermano que si podía venir entre semana y yo le acompañaba. Cuando yo jugaba en el frontón había un señor mayor que se llamaba Gerardo que siempre jugaba conmigo para que no estuviese solo. Ahí empezó, pero luego llegaron las operaciones, la amputación de la pierna y entonces fue un poco más disperso.

Hablaba con mis padres y les decía que con un pie menos no podría volver a jugar al tenis. Probé otras cosas como natación, waterpolo, baloncesto en silla, pero en esos momentos no me gustaba mucho. De repente me dijo mi entrenador que sí, con otro chico llamado Álvaro Illobres que es un incombustible del tenis gallego, que podría probar a jugar al tenis, que viniera a Pontevedra y te enseño. Cuando fui, vi una silla que era un transatlántico. Le dije: “qué me has traído… que yo no quiero montar en eso, como voy a jugar ahí sentado”. Él estaba alegre y probé. Lo que empezó como un hobby fue poco a poco adquiriendo otro color. De un día que venía pase a dos, a tres, a cinco ahora que estoy viniendo. Pase por bastantes manos; en un inicio Gerardo. Un compañero de Javi que se llamaba Héctor fue quien me enseñó la base del tenis, como se hacían los golpes. Él se sentaba en una silla y me indicaba los movimientos. Él me dijo: “tú puedes jugar a esto aunque seas diferente a los demás” y al final, entre todos me animaron a meterme de lleno y gracias a ellos estoy aquí.

2. A pesar de que llevabas poco tiempo en el tenis, enseguida comenzaste a destacar tanto dentro como fuera de España. En 2010 te subiste a la silla y en 2012 ya ganabas torneos ¿Esperabas tener buenos resultados tan pronto?

(Risas) ¡Para nada! En Marbella o Valencia no me esperaba buenos resultados. Pero enseguida vi que se podía ganar, pero lo más importante era que me divertía. Yo creo que si alguien se divierte haciendo una cosa es lo que debe hacer. Empecé y veía que tan pronto conseguía logros, entonces poco a poco me fui proponiendo metas más altas. Ir a algún mundial, conocer algunos componentes de la selección y al final poniendo cada uno un poco de su parte fui creciendo en todos los ámbitos, no solo en el tenístico sino en los estudios y como persona porque al final por mucho que vales, estas muy alegre y pasándolo bien haciendo deporte, al final sigues siendo el mismo chico al que todos miran diferente. Cuando vas a la playa todos te miran porque vas con una pierna de grafiti. Cuando van todos a correr, tu te quedas al margen y entonces esto te hace superar esas cosas. Yo con el tenis me olvido de todo. Me encanta compartir estos momentos con los compañeros y el entrenador y disfruto como un niño pequeño con un juguete nuevo.

3. Siempre de aquí hacia allá, ¿viajando un día sí y otro también?

Bueno a los viajes al final te acabas acostumbrando, en el aeropuerto incluso me saludan, en el colegio también me gastaban bromas, me decían: “qué haces Martín que no estás de viaje” todos se reían un poco y bueno, en el fondo me gusta viajar mucho, conocer gente, nuevas culturas, nuevos sitios, pero al final yo creo que de viajar tanto se acaba cansado. Viajar día si y día también es un poco duro. Muchos amigos te proponen planes y hay que decirle que no se puede que estamos por ejemplo en Japón. Hay que poner de tu parte pero bueno a mi me encanta viajar y lo valoro muchísimo.

4. Número 1 del ranking juvenil… ¿a por el absoluto?

Sí. Es un objetivo a largo plazo obviamente porque ahora mismo es prácticamente imposible. Yo creo que no hay nada que no se pueda hacer. Si pones de tu parte las cosas van a ir saliendo poco a poco por mucho que cueste. Yo creo que es una gran meta y si la alcanzo sería increíble.

5. ¿En 2020, JJOO de Tokyo? ¿Para entonces lo mismo ya eres ingeniero, no?

(Risas) Sí.  Hablaba con mi padre que también es ingeniero y le digo que me ayude un poco. Dentro de un año entro en la Universidad y aún no tengo decidido 100% lo que voy a estudiar aunque ingeniero es una opción, claro. Este año, además, estaba con el dibujo técnico atascado pero lo importante es que me gusta. Tengo que reflexionar.

6. Deportista, estudioso… ¿De qué forma te defines?

Bastante duro. Duro y maduro. A pesar de haber pasado momentos difíciles en mi vida, como por ejemplo momentos en los que casi no he podido caminar y he estado bastante mal, siempre salí adelante. Mi abuelo venía a verme y siempre decía que tenía una sonrisa incombustible, que siempre estaba amable. A partir de haber pasado por eso, incluso momentos en los que a veces te sientes solo a pesar de estar respaldado por mi familia y mi gente, yo decía sí, me ayudáis, pero vosotros no sabéis que se siente. Yo voy a la playa y se queda la gente mirando, ya sé que no es su culpa pero la gente se sorprende al verme y bueno hay muchas cosas que no puedo hacer. Al final fui madurando, me fui dando cuenta de las cosas, estoy mal pero podía haber estado peor, podía no haber andado para el resto de mi vida o podía haber tenido algún problema cerebral. Me voy dando cuenta de pequeños detalles que hacen pensar cosas que un niño de mi edad no pensaría, entonces fui madurando desde que me fue pasando todo y por eso diría que soy bastante duro y sobre todo maduro.

7. Todo deportista tiene una referencia… ¿el tuyo es?

Hombre en España tenemos a Rafa Nadal y a David Ferrer, dos referentes natos. En el tenis de silla me gusta mucho un jugador argentino que se llama Gustavo Fernández. Es una bestia el chico. Lo vi por primera vez en la copa del mundo 2013-2014 y él tenía 19 años y parecía Hulk, parecía que lo habían hinchado con un bombín. Está ahora mismo de 3 o 4 del mundo. Me encanta como entrena y como juega. Es argentino, por tanto es competitivo y le pone mucha garra. Eso me gusta mucho y más de él que encima es una gran persona y un gran amigo.

8. ¿Cuántos amigos tienes en el circuito?

Exacto. Yo siempre destaco que ya de pequeño coincidí con un jugador holandés, nacido en Brasil pero de familia holandesa. Yo le conocí cuando tenía 14 años en el mundial juvenil en Francia. Me lo encontré con una cresta de color naranja y pensé “este tío es chungísimo, no me acerco vaya a ser que me pegue o algo”, llegué y me empezó a hablar en español y al final nos hicimos muy amigos. En los torneos siempre estamos juntos e incluso me invitó a su casa en una gira que había 3 torneos por Bélgica y claro yo no podía volver e ir de nuevo, entonces fuimos juntos al primer torneo y me invitó a su casa en Holanda.

En el tenis, aparte de jugar y competir, conoces sitios, conoces gente que se convierten en amigos, a los compañeros de selección que son gente maravillosa, Álvaro Illobre y Martín que eran referentes aquí en Galicia y vamos a los torneos juntos. Es por todo esto que el tenis te da logros, amigos y familia.

9. Son 16 operaciones si no me fallan los datos ¿de dónde salen las fuerzas?

Fue bastante duro. Pasar tantos día en hospitales, inmovilizado y pasando bastante dolor. Al fin y al cabo cuando te operan te duele todo. Yo lo peor que llevaba era afrontar el quirófano solo, sin nadie allí que me dijese que todo iba a salir bien. Cuando me despertaba sentía dolor pero sentía que ya todo había pasado. Podía haber salido bien o mal pero ya lo peor había pasado. Cuando me decían que me tenían que operar yo nunca quería pero sabía que era lo correcto, lo que tenía que hacer y no le daba tanta importancia. Yo sabía que me iba a recuperar y no tenía pensado estancarme en ningún sitio. Siempre he intentado recuperarme lo antes posible para poder volver a mi vida normal y al final creo que esto tiene momentos muy duros en la vida pero después te ayuda a madurar, pensar lo que vas a hacer en tu vida, darte cuenta de pequeños detalles que mucha gente no aprecia y a pesar de haberlo pasado mal y haber sido muy difícil el camino. Ahora mismo estoy aquí, no hay ninguna operación prevista, así que soy el más feliz del mundo.

10. El día a día ¿echas de menos algo que se pudiese mejorar?

Nos levantamos mi hermano y yo a las 07:50, vamos al instituto y estamos en clase de 09.00 a 14:30, después de comer pasa Javi, el entrenador, a buscarnos sobre las 16:00 para estar en la pista de tenis a las 16:30. Después volvemos a casa sobre las 20.00 aunque hay veces que volvemos a las 21:00 dependiendo de los días. Hay veces que salgo antes y me voy a entrenar a baloncesto en silla pero tampoco mucho que si no ya acabo muy cansado. Luego el horario de estudio es de 20:00 hasta la hora que considere necesaria, y después cena y cama. Echo en falta eso sí, hacer cosas como disfrutar del tiempo libre ya que es todo muy rutinario y al final los amigos me preguntan porque no voy a muchos planes y les digo que tengo que entrenar y preparar torneos venideros. Yo era consciente de que faltaba a la cita con los amigos porque estaba Río de por medio.

11. ¿Cuán importantes son las ayudas tanto privadas como públicas para los deportistas?

Esencial, más en mi caso porque al ser menor no puedo viajar solo y los gastos se duplican, siempre tiene que acompañarme alguien. Me gustaría aprovechar para agradeceros a vosotros y a todos los que han apostado por mí, los que han confiado, porque sin ellos no se puede viajar y por tanto no se puede competir ni conseguir puntos para Río de Janeiro. Este mundo lo que necesita para viajar y para todo es dinero. Encima yo tengo 3 hermanos más y mis padres no pueden estar todo el rato llevando a distintos sitios, tiene muchas cosas que hacer, así que vuelvo a dar las gracias a todos los que han hecho posible este sueño que al final es gracias a la confianza de todos. De aquí en adelante esperar que los premios vayan mejorando tanto para los jugadores como para cualquier cosa y que el circuito se profesionalice más y que no tengas que pagar todos los torneos para hacer algo que te gusta.

12. Por último, nos gustaría hacerte un cuestionario de Bernat Pivot para conocer un poco más a la persona:

  1. Palabra favorita:  Imparable
  2. Palabra que menos te gusta: Fracaso
  3. Comida favorita: Huevos
  4. Película favorita: Shrek
  5. Un recuerdo: En el parque con mi hermano
  6. Qué es lo que más te causa placer: El chocolate
  7. Qué es lo que más te desagrada: La gente falsa
  8. Cuál es el sonido que más placer te produce: La música
  9. Sonido que te aborrece escuchar: Gritos
  10. Qué profesión te gustaría ejercer: Futbolista que está bien pagado (risas)
  11. Cuál nunca ejercerías: Boxeo
  12. Si existiese el cielo y te encuentras a Dios en la puerta ¿qué te gustaría que te dijese?: Que he sido ejemplo para bastante gente que ha pasado por lo mismo.

Fin del contenido principal