Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Noticias

Comienza el contenido principal

Smart Cities

05 de agosto de 2019

Existe una tendencia imparable hacia la concentración de la población mundial en ámbitos urbanos, en detrimento del asentamiento rural.

Según los datos demográficos de que se dispone:

Más del  50% de la población mundial vive en ciudades y este porcentaje alcanzará el 75% en el 2050 (Lola Ripollés, en abc.es).

Se calcula que la población de las grandes urbes mundiales crece a un ritmo de dos habitantes por segundo (Iberdrola en abc.es)

Desde el año 2008 hay en el mundo más población urbana que rural (…)  Naciones Unidas se ha propuesto lograr que las ciudades y los asentamientos urbanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles (P. Baños p. 324). Se trata de los cuatro puntos del ODS 11 (Objetivo de Desarrollo de la ONU sobre ciudades y comunidades sostenibles) del Pacto Mundial de Naciones Unidas.

Si bien se estima que en 2050 más de dos tercios de la población mundial vivirá en ciudades, todos los indicios apuntan a que antes, hacia 2025, el 14% de la población mundial vivirá en tan solo 37 megaciudades (Siemens.com en abc.es)

Graficamos las once “áreas urbanas” (ciudades) que sobrepasan los 20 millones de habitantes a la actualidad. Los datos están tomados de Demographia World Urban Areas. 15th Annual Edition: 2019. Estas once mega-ciudades van seguidas de un conjunto de veintisiete, que sobrepasan los 10 millones de habitantes.

Es evidente que estas hiper-aglomeraciones (megalópolis) generan una serie de problemas de difícil resolución (suburbios, violencia, servicios básicos, infraestructuras sanitarias, necesidades energéticas, tráfico o movilidad, residuos, emisiones, etc.)

Según Enerclub, el consumo energético de las ciudades (3% de la superficie del planeta), representa el 67% de la demanda mundial de energía primaria(A. Velázquez en abc. es).

Para ONU-Hábitat (Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos) uno de cada tres residentes urbanos en el mundo vive por debajo del umbral de la pobreza, y al menos el 90% de los residentes en los barrios marginales urbanos se encuentran en el mundo en desarrollo (P. Baños p.326).

Un índice de la emisión de CO2 en función del desarrollo urbano lo tenemos en la siguiente tabla:

El Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos –ONU-Hábitat-trabaja con todos los temas relacionados con la vida de la ciudad y con todo tipo de actores, como gobiernos (federales, estatales y municipales), universidades, ONG y otras instituciones de la ONU, tercer sector, sector privado, etc. (…)Los principales proyectos abordan los siguientes temas:

Frente a los complejos problemas que presentan estas cada vez más pobladas ciudades, las entidades supranacionales (ONU, UE), los gobiernos de cada país, instituciones autonómicas y entidades municipales, junto a la iniciativa privada, mundo empresarial, diversos agentes sociales y el conjunto de la ciudadanía se aúnan en un esfuerzo mancomunado con el objetivo de mejorar la habitabilidad para el ciudadano, que ocupa el centro de todos estos programas, y la sostenibilidad del medio ambiente en general , a través de la planificación, transformación, mejora de la gestión y eficacia, aprovechamiento de sinergias, aplicación de modernas tecnologías, utilización de la inmensidad de datos que aportan las TIC, etc. en definitiva configurar una ciudad inteligente.

El gobierno español creó en 2015 el primer Plan Nacional de Ciudades Inteligentes, supervisado por la Secretaría de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital (Sesiad), actual Secretaría de Estado para el Avance Digital (SEAD) (A. Velázquez en abc. es), aunque ya en el 2011, la ciudad de Málaga ocupó el primer puesto al respecto en el ranking de determinados censos. 

Según el índice IESE Cities in Motion, Universidad de Navarra, en  2019, Málaga ocupa el puesto 5º entre las ciudades españolas (el 80º en el ranking global-mundial): 

“De las 174 ciudades analizadas, diez son españolas: Madrid (26), Barcelona (28), Valencia (61), Sevilla (76), Málaga (80), Palma de Mallorca (88), Zaragoza (101), A Coruña (102), Murcia (105), Bilbao (107).”

Existen muy diversas definiciones de ‘smart city’ según se ponga el acento en una u otra de las distintas facetas que conlleva la cuestión:

1.              Entidad local que declara y hace un esfuerzo consciente para adoptar las tecnologías de la información y la comunicación para transformar su modus operandi esencial (IDC).

2.              ‘Una ciudad inteligente es una ciudad que busca abordar los problemas públicos a través de soluciones basadas en las TIC sobre la base de una asociación de múltiples partes interesadas con base municipal '(Rand Europe)

3.              Hay tres parámetros fundamentales para poder decir que una ciudad es «smart»: el primero tiene que ver con el cambio climático, el segundo con la tecnología y el tercero con el nivel de participación y la convivencia ciudadana (Lola Ripollés en abc.es)

4.              “(…) la principal misión de la ciudad del futuro: la de crear una estructura regional y cívica visible, proyectada de modo que el hombre se sienta en armonía con su yo más profundo y con su mundo más amplio, apegado a imágenes de educación humana y de amor” (Lewis Mumford).

5.              Una ciudad inteligente es una ciudad con buen desempeño en 6 características, construida sobre la combinación “inteligente” de dotaciones y actividades de ciudadanos auto-determinados, independientes y conscientes. www.smart-cities.eu/model.html

6.              IESE. Cities in Motion Strategies: una ciudad que a través de la tecnología y el análisis de datos pretende mejorar las necesidades básicas de los ciudadanos, empresas e instituciones, volviendo el entorno más sostenible, mejorando la comunicación, haciendo más eficiente el transporte y todo ello englobado en la sostenibilidad ambiental.

7.              Villarejo Galende, Helena: una ciudad puede ser definida como "inteligente" cuando las inversiones en capital humano y social y en infraestructuras de transporte y TIC contribuyen al desarrollo económico sostenible y a mejorar la calidad de vida, con una gestión racional de los recursos naturales, a través de un gobierno participativo.

8.              Grupo T-Solar acentuaría dos aspectos en esta cuestión:

1.  Contribuir con la generación de energía renovable para el abastecimiento de dichas comunidades.

2.  La necesaria sincronización y sinergia entre los distintos agentes (estatales, administración, empresas, academia, ONGs, ámbito privado) en orden a la ineludible planificación previa y evaluaciones posteriores.

En el informe “Mapping Smart Cities in the EU” elaborado por la UE se definen seis ejes sobre los que pivotan la configuración de la Smart City:

«Smart Living» (Ciudadanos): conexión con servicios sociales, administrativos y culturales.
«Smart People» (Ciudadanos): formación y concienciación ante las ventajas de las «smart cities».
«Smart Governance» (Administración y gobierno): eficiencia y transparencia en la relación con el ciudadano.
«Smart Environment» (Entorno y eficiencia): gestión eficiente y sostenible de la energía.
«Smart Mobility» (Movilidad): sistemas «inteligentes» de transporte)
«Smart Economy» (Economía): desarrollo económico sostenible.

Es evidente que la característica sobre medio ambiente/energía es la más trabajada. “Para la transformación de las ciudades en «mart cities», la energía es  un concepto clave (…) Algunos estudios apuntan a que será necesario conectar más de un millón de instalaciones de autoconsumo en los próximos años” (Iberdrola.com).

Abc.es en su edición dominical del 9/06/19, emite un dossier denominado Smart Cities, donde uno de los artículos que presenta se denomina ‘Quinta edición del Congreso Ciudades Inteligentes’, que bajo el auspicio de Grupo Tecma Red y la Secretaría de Estado para el Avance Digital SEAD, y con la colaboración institucional de red.es tuvo lugar el día 26 de junio de 2019, en el Ayuntamiento de Madrid.  Aprovechamos el contenido de este artículo para hacer una enumeración (comparativa) de entre las posibles y numerosas áreas temáticas que conlleva una visión de conjunto de las Smart Cities:

Finalizamos con las principales conclusiones de un informe referido a las ciudades Smart españolas efectuado por el COIT (Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación): Informe sobre La tendencia inteligente de las ciudades en España. 2018:

1.              El interés de transformación de las ciudades en España es extremadamente alto.

2.              Existe un elevado número de municipios (con menos de 20.000 habitantes) que han quedado excluidos de esta transformación pero que podrá solventarse a través de la nueva edición del Plan (Plan Nacional de Territorios Inteligentes).

3.              Aunque las soluciones empresariales y la demanda de los gobiernos en España se centra en áreas concretas, la medición inteligente de las ciudades suele seguir basándose en el desarrollo homogéneo de las áreas clásicas (movilidad, economía, entorno, etc.). Es hora de impulsar las normas para que la tendencia tome una mejor definición (dando el asesoramiento adecuado a las organizaciones que así lo precisen).

4.              El Turismo es un área clave que afortunadamente ya es contemplada como prioritaria en esta nueva etapa (a partir de 2018).

5.              Buena parte de los proyectos financiados no han concluido o comenzado. Es pronto para analizar el impacto real de muchas implantaciones, ni evaluar o medir la rentabilidad y eficiencia de las inversiones realizadas.

6.              A pesar del espíritu de compartición de soluciones, existe aún escasa información pública de los proyectos a desplegar (sí de iniciativas puntuales) por lo que el seguimiento de acciones se convierte en una ardua tarea.

7.              El alcance de las soluciones inteligentes ha de contabilizar para ser realmente inteligente. Las iniciativas deben tratar de ser globales (dirigidas al máximo número de ciudadanos/visitantes) y, además, eficientes.

8.              La relación inteligencia-eficiencia no es clara. Y no permite obtener una valoración más aproximada de los resultados de la transformación. Además, habrá que buscar más mecanismos que vinculen o equilibren el ahorro con la calidad de vida que la ciudadanía espera.

9.              Las pequeñas ciudades y el ámbito rural son una asignatura pendiente. Resulta paradójico que las ciudades pequeñas no puedan resolver y ser más atractivas (y eficientes) para la ciudadanía que antes o después tratará de migrar hacia entornos más cosmopolitas.

Algunas de los autores/páginas consultadas:

Emilio Ontiveros, Diego Vizcaíno, Verónica López Sabater. Las ciudades del futuro: inteligentes, digitales y sostenibles. pdf Ariel-Telefónica, 2016.
Iberdrola.com. Energía inteligente para ciudades inteligentes, en abc.es.

Unesco  Publishing. Smart Cities. Shaping the Society of 2030. 2019.

Javier Gutiérrez Hurtado. La urbanización del mundo. Papeles de relaciones ecosociales y cambio global, nº 111 2010, pp. 41-55.
IDC (International Data Corporation).  Análisis de las Ciudades Inteligentes en España. Sept 2011.
IDC (International Data Corporation) Análisis de las Ciudades Inteligentes en España 2012 - El Viaje a la Ciudad Inteligente. Sept 2012.
Alberto Velázquez. Más tecnología, más eficiencia y sostenibilidad, en abc.es.
Pedro Baños. El dominio mundial, Ariel. 2018.
Catriona Manville. RAND Europe. Mapping smart cities in the EU. 2015.

Mumford, Lewis. La ciudad en la historia: sus orígenes, transformaciones y perspectivas. 1961.
ONTSI (Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la SI). Estudio y Guía metodológica sobre Ciudades Inteligentes. 2015.

UN-HÁBITAT. Cities and Climate Change Global report on human settlements 2011.

United Nations Human Settlements Programme

RETINA.ELPAIS.com: Estas son las seis ciudades españolas más inteligentes, según el índice IESE Cities in Motion. Mayo 2019.

Red.es: Smart City Expo World Congress acogerá una selección de 21 proyectos nacionales. 19-21 nov 2019. 

Fin del contenido principal