Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Sección de idiomas

Fin de la sección de idiomas

Noticias

Comienza el contenido principal

La suma de enrgía solar (CSP + PV) en Europa 2017

26 de junio de 2018

A través de los últimos datos aportados por el informe Renewable Capacity Statistics 2018 de Irena, hacemos una revisión sobre la potencia renovable instalada (acumulada) en Europa a esta fecha, así como de la proporción que en este conjunto tiene la energía solar.

En primer lugar, mostramos un informe donde se distingue (dentro de la energía solar) entre fotovoltaica y termosolar de concentración.

Para esta última y para toda Europa se registran 2308 MW, de los cuales 2300 pertenecen a España.  Seis y dos MW para  Alemania e Italia respectivamente completan el total de esta tecnología (CSP), a la cual se incorporó recientemente Grupo T-Solar, incrementando su cartera de gestión.  

Si ponemos en gráfico los datos de la tabla supra, tendríamos, según la capacidad total acumulada por energías renovables y en orden decreciente, la siguiente secuencia de países (excluimos las capacidades menores de 1000 MW):

Si graficamos, según la tabla de países europeos, exclusivamente la energía solar (PV + CSP) la ordenación de países, en lo que atañe a los primeros puestos,  se modifica respecto al anterior:

España, que ocupa el tercer lugar europeo en el ranking del total de renovables (47989 MW), obtiene un quinto lugar si se consideran las energías solares (7.728 MW). Esta última cifra supone un 16,1 % de las solares respecto al conjunto total de las renovables.

Pasamos a examinar los porcentajes respectivos para cada uno de los países europeos.  En esta tabla, ordenada de menor a mayor proporción entre el total de energía renovable y su componente de energía solar (sumando fotovoltaica + termosolar), podemos examinar algunas evidencias.

Obviamente, los países nórdico-escandinavos (Islandia, Finlandia, Noruega, Suecia…) ocupan los últimos puestos debido a su carencia geográfica de exposición solar. Mención aparte merece Alemania, país que pese a no tener una tasa de radiación solar de las más elevadas de Europa, mantiene un porcentaje (37,5%) muy por encima de la media europea (21,8%). Igual ocurre con Holanda, Chequia y Bélgica. España, incluso sumando 2300 MW de energía termosolar, cifra que la coloca en el primer puesto del ranking europeo en esta tecnología absolutamente destacada del resto de países, mantiene un discreto (16,1%) de ratio entre el conjunto de las renovables y la energía procedente del sol, a pesar de tener una de las tasas de radiación solar más altas entre los países europeos.

Mención especial merece Malta, país en el que prácticamente la totalidad de su energía renovable está constituida por energía fotovoltaica. 

Naturalmente, estas cifras son meramente ilustrativas u orientativas, dado que habría que considerar en estos países, además de su condición geográfica, su volumen económico y sus necesidades energéticas, así como el desarrollo que en estos diversos países europeos han tenido otras formas de obtención de energías, también renovables (hidroeléctricas, eólicas, marinas)  y los niveles previos de consumo de energías fósiles (carbón, derivados del petróleo).

En otra escala a la que aquí venimos considerando, serían muy importantes los índices de proporción de renovables en relación al mix de generación para cada país.

Como referencia al respecto véase Eurostat junio 2017 o el  artículo de la Agencia Europea de Medio Ambiente de septiembre 2017, del cual extractamos algunos pasajes:

“La proporción de energía procedente de fuentes renovables aumentó casi al 17 % en 2015, frente al 9 % de 2005”.

“En todos los Estados miembros de la UE, el consumo de energías renovables ha aumentado desde 2005. Suecia va a la cabeza, con diferencia, con un 53,9 % de su consumo final bruto de energía en 2015 procedente de fuentes renovables. El siguiente país es Finlandia (39,3 %), seguido de Letonia, Austria y Dinamarca. De hecho, 11 Estados miembros han alcanzado o superado ya su objetivo para 2020 fijado en la Directiva de la UE sobre energía procedente de fuentes renovables. Las fuentes de energía renovable varían de manera notable de unos Estados miembros a otros. Por ejemplo, Estonia utiliza casi exclusivamente biomasa sólida, mientras que en Irlanda, más de la mitad de la producción de energía renovable primaria procede de la energía eólica, y en el caso de Grecia, las fuentes son diversas: biomasa, hidráulica, eólica y solar, por orden de importancia”.

“La proporción de las fuentes de energía renovables aumenta con rapidez en el total de la energía utilizada en Europa. No obstante, la mayor parte de la energía que se consume en la UE sigue procediendo de los combustibles fósiles (72,6 % por lo que respecta a consumo interior bruto en 2015), aunque su proporción en el conjunto de fuentes energéticas no ha dejado de descender”.

Según la web Bester.energy 19/07/2017: “Hoy en día todavía utilizamos como mayores recursos energéticos aquellos provenientes de combustibles fósiles. La producción de energía en el mundo proviene, aproximadamente, en un 86% de combustibles fósiles”.

Evidentemente, las renovables, entre las que se incluye como protagonista la energía solar, tienen que confrontar, en tiempos de futuro presente, un imponente desafío. 

Fin del contenido principal