Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Noticias

Comienza el contenido principal

La gestión de residuos en T-Solar

18 de mayo de 2020

El inexorable aumento de los residuos como resultado de la actividad humana, se ha convertido en una de las cuestiones más complicadas de abordar en los últimos tiempos.

Una gestión inapropiada de dichos residuos puede ocasionar importantes pérdidas al medio ambiente, bien por su peligrosidad o simplemente por la cantidad de éstos y la consiguiente incapacidad de acogerlos, contribuyendo también al agotamiento de recursos naturales. Por lo tanto, se hace imprescindible la implementación de sistemas de gestión de residuos aportando así soluciones desde un punto de vista medioambiental.

La ley 22/2011 de residuos y suelos contaminados es la protagonista que regula la gestión de residuos en España. A su vez la clasificación de los diferentes residuos viene determinada por la Lista Europea de Residuos (LER). Dicha regulación obliga a las buenas prácticas, prioriza a aquellos métodos con menor impacto ambiental y penaliza la eliminación de residuos, que supone un coste cada vez mayor a las empresas.

Así, T-Solar lleva a cabo la gestión a través de diferentes actuaciones, dependiendo del ámbito donde intervenga.

Antes de todo, es importante destacar que T-Solar realiza una planificación sostenible de los recursos en proyectos en desarrollo. Esto consiste en la selección de materiales óptimos que, entre otros aspectos, garantice su reciclaje.

En las plantas solares fotovoltaicas operativas, los módulos tienen una vida media de unos 25 años lo que minimiza la generación deestos residuos no peligrosos a largo plazo. Cuando necesitan ser sustituidos, los módulos desechadosson recogidos, transportados y tratados por un gestor autorizado.

Dicha gestión viene definida por la Ley de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE) en los Países de la Unión Europea. Estos módulos son reciclados casi por completo ya que están compuestos en su mayor parte por vidrio y aluminio, materiales fácilmente valorizables.

En el caso de las plantas termosolares, tanto los residuos peligrosos comono peligrosos son contabilizados y categorizados al detalle para su posterior etiquetado y almacenamiento temporal. Finalmente son entregadosaun gestor autorizado. Todo ello queda registrado, comunicado y auditado en un informe anual de gestión de residuos.

Por último, en nuestras oficinas se generanalgunos residuos, en este casode tipo doméstico (envases, materia orgánica, papel y cartón) que son segregados y almacenados en cubos especiales para su posterior recogida y tratamiento.

En este sentido, T-Solar ha querido dar un paso más allá, implementando en los últimos años varias iniciativas Zerowaste. Entre ellas, destaca el uso de botellas de vidrio y tapón de madera como sustitución a los plásticos de un solo uso (botellas y vasos principalmente). Con ello, logra evitar el consumo de unos 600 vasos de plástico por empleado al año. Las botellas de vidrio son rellenadas con agua mineral en garrafas, que a su vez también son retornables.

Otra acción llevada a cabo por T-Solar es la iniciativa Paper free Billingo Facturación sin papel, que ahorra un consumo de más de 700 kilos de papel al año.

Algo que T-Solar tampoco ignora es el desperdicio alimentario. Con una treintena de empleados y un pedido semanal de fruta a granel encajade madera retornable, consigue devolver la fruta sobrante al proveedor para ser reciclada.

En conclusión y sin ignorar en absoluto los aspectos económicos, se podría decir que el mundo empresarial debe ser capaz de tener en cuenta otras consideraciones que han pasado, especialmente en los últimos años, a un primer plano como es el caso de la gestión de residuos. Es más, según un estudio hecho en 2018 por Expense ReductionAnalystsbasado en el análisis de más de 50 empresas de España, Alemania, Bélgica, Dinamarca y Francia, las empresas que realizan una buena gestión en el tratamiento de los residuos y apuestan por la sostenibilidad medioambiental consiguen un importante ahorro de costes, así como una reducción de los gastos de gestión.

Fin del contenido principal