Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Sección de idiomas

Fin de la sección de idiomas

Noticias

Comienza el contenido principal

Incremento global del CO2 ¿Coyuntural o estructural?

16 de enero de 2018

Las cifras del 2017 apuntan a un incremento en las emisiones de CO2 a nivel planetario. 

Con ocasión de la conferencia para el cambio climático de la ONU celebrada en Bonn en noviembre de 2017 (COP23), se presenta el informe titulado Presupuesto Mundial del Carbono 2017, elaboración anual del GCP (Global Carbon Project), organización que acoge la colaboración de cientos de científicos y numerosas instituciones mundiales en la investigación del complejo ciclo del carbono.

No habría que confundir la terminología “Presupuesto Mundial del Carbono” como título de la publicación editada desde el 2005 por este grupo, con la acepción del argot que entiende este sintagma (presupuesto de carbono) como la cantidad de emisiones que aún quedarían para cumplir un objetivo climático, como pueda ser el de evitar el incremento en 20C en el calentamiento del planeta. 

Los estudios en los que se basan las previsiones de este informe son publicados por las revistas científicas Nature Climate Change, Environmental Research Letters y Earth System Science Data Discussions. 

  1. Nature Climate Change (13/11/2017): Towards real-time verification of CO2 emissions
  2. Environmental Research Letters (15/11/2017): Warning signs for stabilizing global CO2 emissions.
  3. Earth system Science Data Discussions (13/11/2017): Global Carbon Budget 2017.  

Periódicos y revistas que se hacen eco de este informe son, el New York Times, La Vanguardia, El País, Público, Carbon Brief, entre otros.  

Todos colocan de titular la principal conclusión del informe: que después de tres años (2014-2016) de estancamiento de las emisiones de CO2 a nivel global, el año 2017 presenta un repunte o incremento de estas emisiones.

  • nytimes.com: CO2 Emissions Were Flat for Three Years. Now They’re Rising Again.
  • lavanguardia.com: Las emisiones mundiales de CO2 vuelven a crecer tras tres años de estancamiento, catapultadas por China
  • elpaís.com: Cambio climático: Las emisiones mundiales de CO2 vuelven a crecer en 2017
  • publico.es: Las emisiones mundiales de CO2 volverán a subir en 2017, tras tres años estancadas
  • carbon.brief.org: Analysis: Global CO2 emissions set to rise 2% in 2017 after three-year ‘plateau’

La eficiencia de las Agencias de Noticias se puede detectar en la simultánea fecha de emisión (13/11/2017) de esta noticia por parte de todos los diarios.

El portal Global Carbón Project registra emisiones por país, distintos tipos de emisores, infografías, acumulación atmosférica de CO2, sumideros  y otros datos del ciclo del carbono. Contiene el informe Presupuesto Global de Carbono para 2017. Linkamos un vídeo que resume los datos del Global Carbon Budget 2017, a través de Future Earth y GCP. 

En el gráfico se puede observar el volumen de emisiones de CO2 expresadas en gigotoneladas. Mientras el 45% del volumen total pasa a la atmósfera, el 55% restante es reabsorbido por bosques y océanos (sumideros).

 “Se proyecta que las emisiones globales en 2017 aumentarán en un 2% (+ 0.8% a + 3.0%) después de tres años de casi ningún crecimiento, alcanzando 10.0 ± 0.5 GtC (36.8 GtCO2), un nuevo récord” (GCB 2017).

¿Dónde radica la relevancia de esta noticia acerca del repunte en las emisiones globales de CO2  a nivel mundial? Evidentemente se pone en jaque el primero y más importante de los objetivos establecido por las distintas cumbres que sobre el cambio climático se vienen realizando (Kioto, Paris, Bonn): objetivo vinculante de reducción de los gases de efecto invernadero: reducir las emisiones un 40 % por debajo del nivel de 1990. Dicho de otra manera: mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2 grados centígrados a final de siglo.  Las repercusiones o efectos secundarios de los elevados niveles de gases de efecto invernadero –a los que ya dedicamos uno de los artículos de este blog- son ampliamente conocidos. No obstante, sigue existiendo una corriente de opinión que tiende a negarlos aduciendo que no existen suficientes evidencias empíricas que lo demuestren. Las organizaciones y asociaciones de carácter científico que relacionan cambio climático e intervención humana sobre los gases de efecto invernadero son cada vez más numerosas.

Son miles los artículos y gráficos dedicados a examinar los incrementos del CO2 a lo largo de la historia evolutiva. Los resumimos a través del siguiente, que simplifica y expresa a la vez la exponencial subida que de estos gases se ha producido en el último siglo. 

Los posibles incrementos de la temperatura global del planeta en el siglo XXI, según haya o no seguimiento de los acuerdos de París, son graficados por Carbon Brief en uno de sus artículos, recogiendo datos de distintas asociaciones:

Hemos de tener en cuenta que se trata de un informe realizado antes de finalizar el año 2017 y por tanto sus resultados son relativamente provisionales.  “La estimación global de un aumento del 2% en las emisiones podría ser tan baja como 0.8% o tan alta como 3%, dicen los investigadores. El GCP publicará números 2017 más completos a principios de 2018 cuando todos los datos estén disponibles” (Carbonbrief.com). La pregunta que conlleva el título de este artículo ¿coyuntural o estructural? resume la inquietud básica que ha suscitado el informe: ¿se trata de datos puntuales y en los próximos años se seguirán manteniendo estabilizados unos niveles aceptables o indican una tendencia más profunda hacia incrementos desproporcionados? Al parecer no hay respuesta concluyente a este dilema.

El meollo del asunto parece residir en los 4-5 bloques que concentran la mayor parte (el 60% prácticamente) del volumen total de emisiones de CO2. Nos referimos a China, India, EU, UE y resto del mundo (algunos artículos colocan en quinto lugar de este ranking a Rusia).

Extractamos una pequeña tabla comparativa con las emisiones realizadas desde combustibles fósiles e industria (EFF) del Global Carbon Budget 2017.

Lo mismo, pero leído por el New YorK Times:

Resumen de algunos datos del informe:

En 2017 las emisiones de CO2 dependientes de los combustibles fósiles e industria, crecerán un 2%, tras tres años de relativo estancamiento.

El PIB mundial (GDP según sus siglas en inglés) crecerá del orden del 3,6 %. Obviamente es uno de los factores que tiran al alza de las emisiones. 

El global de las emisiones humanas alcanza las 41 Gt, siendo aproximadamente un 10% el correspondiente a cambios en el uso del suelo y deforestación.

El 3.5% de crecimiento de emisiones chinas se deberían fundamentalmente al uso del carbón, uso debido a una disminución de lluvias y por tanto de energía hidroeléctrica. Tanto la UE como EU presentan una ligera disminución de emisiones, a pesar, en ambos casos, de una subida del PIB. En el caso de EU, al parecer, es debido a un mayor uso del gas natural que, aunque contaminante lo hace en menor grado de CO2.  En 22 países, que representan el 20% de las emisiones,  disminuyeron estas a pesar de una subida del GDP.

“Las proyecciones de tasa de crecimiento para 2017 son de + 3.5% (+0.7 a + 5.4%) para China, -0.4% (-2.7 a +1.9) para Estados Unidos, -0.2% (-2.0 a + 1.6%) para EU28, y + 2.0% (+0.2 a + 3.8%) para India” (GCB 2017).

La concentración de CO2 que alcanzó niveles de  403 ppm (partes por millón) en 2016, se espera incremente en 2.5 ppm en 2017.

Finalizamos con unas citas extractadas de REN21.GSR 2017, referidas al mismo tema que nos ocupa:

“Las emisiones mundiales de CO2 provenientes de combustibles fósiles y de la industria se mantuvieron estables por tercer año consecutivo, a pesar del crecimiento del 3% de la economía global y del aumento de la demanda energética. Esto se puede atribuir, principalmente, al declive del carbón, pero también al crecimiento de la capacidad de energía renovable y a las mejoras logradas en eficiencia energética (…) La energía solar FV representa casi el 47% de la capacidad añadida (en 2016).”

“Los subsidios a los combustibles fósiles siguen impidiendo el progreso. Los subsidios a los combustibles fósiles y a la energía nuclear en todo el mundo siguen superando de manera dramática a aquellos otorgados a las tecnologías renovables. Hacia finales de 2016, más de 50 países se habían comprometido a eliminar gradualmente los subsidios a los combustibles fósiles y, aunque es verdad que se hicieron algunas reformas,  (no) fue suficiente. En 2014, la proporción entre los subsidios a los combustibles fósiles y los subsidios a las energías renovables fue de 4:1. Por cada dólar gastado en renovables, los gobiernos gastaban 4 dólares que ayudaban a perpetuar la dependencia de los combustibles fósiles”.

“Christine Lins, secretaria ejecutiva de REN21, explica: “el mundo está en una carrera contra el tiempo. Lo único y lo más importante que podemos hacer para reducir las emisiones de CO2 rápidamente y del modo más rentable posible, es retirar gradualmente el uso de carbón y acelerar las inversiones en eficiencia energética y energía renovable. Cuando China anunció en enero que iba a cancelar más de 100 plantas de carbón que se encontraban en fase de desarrollo, esta nación puso el ejemplo para el resto de los gobiernos del mundo. El cambio puede darse rápidamente cuando los gobiernos deciden actuar y establecer políticas a largo plazo, así como señales e incentivos financieros.”

 

 

 

Fin del contenido principal