Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Noticias

Comienza el contenido principal

Empleo y transición ecológica

28 de marzo de 2019

A continuación se examinan las perspectivas de empleo que posibilitan las leyes sobre transición ecológica tramitadas recientemente por el Gobierno.

El 22 de febrero del 2019, el gobierno publica los documentos relativos a la legislación que constituyen el Marco Estratégico de Energía y Clima, pilar básico de la transición energética de nuestro país. De fácil acceso permanecen aún bajo consulta pública hasta el 1 de abril.

"El MARCO ESTRATÉGICO que facilita una transformación de la economía española en la que el país ganará en prosperidad, seguridad energética, generación de empleo industrial, innovación, salud, desarrollo tecnológico y justicia social, acompañando a los colectivos más vulnerables".

A las dos primeras patas del trípode (PNIEC y Anteproyecto de LEY DE CAMBIO CLIMÁTICO) ya aludimos en nuestro anterior artículo en esta web.

Según infobierzo.com “el documento (ESTRATEGIA DE TRANSICIÓN JUSTA)  propone la integración de la Transición Ecológica en los Planes Anuales de Política de Empleo, prestando especial atención a la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres o la mejora de los servicios de empleo en territorios vulnerables a través del SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal) en colaboración con las comunidades y los agentes sociales”.

El cuarto documento, ESTRATEGIA NACIONAL CONTRA LA POBREZA ENERGÉTICA 2019-2024 ve la luz algunos días después, el 4 de marzo, adosándose  al trípode anterior. 

Libremercado.com se hace eco de la noticia: “El Gobierno aprobará antes de que expire la legislatura la Estrategia de Pobreza Energética y real decreto por el que se regularán las condiciones para el autoconsumo de electricidad, según anunció la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. En los Desayunos Informativos de Europa Press, Ribera indicó que estas dos materias deben estar "en el frontispicio de un final raro de legislatura corta y enriquecedora" (…) “Teresa Ribera destacó que la transición ecológica es "una oportunidad" para el empleo en el mundo rural a través del impulso a las renovables y al turismo sostenible. De esta manera, afirmó que los convenios de transición justa son proyectos integrados de desarrollo territorial que deben ser "negociados y pactados", incorporando al mayor número de actores y administraciones”.

Extraemos algunos de los datos sobre empleo aportados por:

Informe: “La aplicación de las directrices de la OIT sobre transición justa en el contexto de la transición energética española”, nov 2018, presentado por la fundación CONAMA (Congreso Nacional Medio Ambiente).

Según este informe, la generación de actividad económica y empleo estará basado en estos seis puntos:

  • La generación de energías con fuentes renovables.
  • La adaptación que la red de distribución de energía eléctrica debe realizar para gestionar el nuevo modelo de generación de energía.
  • El avance hacia un nuevo modelo de movilidad sostenible.
  • Los avances en la aplicación de la normativa europea y en la resolución de los obstáculos financieros, en el sector público y privado, impulsarán la rehabilitación de edificios.
  • Las inversiones destinadas a mejorar la eficiencia energética en los procesos productivos de las empresas.
  • Las actividades vinculadas a la digitalización concentrarán una parte muy importante de la creación de empleo.

Informe gubernamental: “Impacto económico, de empleo, social y sobre la salud pública del Borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030”.

Según este texto, el capítulo INVERSIÓNES Y EMPLEO tendría estas cifras:

“El PNIEC genera un aumento neto en el EMPLEO entre 250.000 y 364.000 personas por año (un aumento del 1,7 % en el empleo en 2030). La tasa de paro se reduciría, (…) entre un 1,1% y un 1,6%”.

“Finalmente, también se recoge el ligero impacto negativo asociado a las desinversiones contempladas en centrales nucleares y carbón a partir de 2025” (…) “El sector eléctrico tendría una creación neta de empleo (4.100 empleos), incluyendo la pérdida de empleo asociada a la reducción de la actividad en las plantas de carbón y nucleares. La única rama, según esta agregación, que obtiene una pérdida neta de empleo es la de las Industrias extractivas (-569 empleos), derivada de la reducción de la actividad en la extracción de carbón”.

Esta evolución relativa a  los incrementos de empleabilidad que viene suponiendo la Transición Energética en nuestro país,  se hacen igualmente extensivos a otros entornos, como podemos comprobar en un titular del 13 marzo 2019: “Los empleos en energía limpia en EE.UU. crecen un 3,6% hasta casi 3,3 millones”.

Fin del contenido principal