Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Sección de idiomas

Fin de la sección de idiomas

Noticias

Comienza el contenido principal

Día Internacional del Medio Ambiente

07 de junio de 2017

Oímos hablar mucho de las enormes ventajas del uso de las energías renovables sobre aquellas que no lo son.

Oímos hablar de energías limpias en oposición a otras que entendemos “sucias” y que se suelen mencionar como fósiles. Se habla de los firmantes de los acuerdos de Kioto o de Paris sobre el calentamiento global. ¿Qué interés tiene examinar periódicamente el mix energético de un país? ¿Por qué es interesante evaluar en este mix la proporción entre energías renovables y aquellas que no lo son? ¿En qué proporción intervienen los costos de estas fuentes para la constitución de ese mix o balance eléctrico?  ¿Qué inconvenientes concretos tiene el uso de esas energías fósiles representadas por el petróleo o el carbón (exceptuamos aquí la nuclear) para que se preconice el uso de las energías renovables representadas por la fotovoltaica, la solar térmica o la eólica?

Aprovechando que el día cinco de junio es el día de la Conservación del Medio Ambiente, queremos repasar someramente (casi enumerar aquí) los inconvenientes que para el medio planetario (y de momento no tenemos otro) supone el uso masivo de estas energías fósiles. De la lectura del siguiente listado se podría inferir que nuestro planeta está gravemente enfermo y esa es la lectura que realizan numerosas agrupaciones e instituciones (sobre todo las de carácter ecologista).

Cambio de la temperatura global

Los registros efectuados indican que la temperatura media de la superficie terrestre ha aumentado 0,6oC desde finales del siglo XIX.

Retroceso de glaciares/deshielo de los polos

  • Algunos científicos sostienen que de seguir el ritmo actual de deshielo de la Antártida y Groenlandia, para el 2100 el nivel del mar podría haber subido veinte metros sobre el actual.
  • Disminución de las áreas cubiertas de hielo de un 10% en el hemisferio norte desde finales de los años 60. Los glaciares de las zonas continentales también han retrocedido.
  • Cerca de 125 lagos en el Ártico desaparecieron por el deshielo de la capa subyacente.

Aumento del nivel del mar/riesgo para ciudades subcosteras

  • Fenómenos atmosféricos cada vez más virulentos.
  • Enorme aumento de la contaminación atmosférica (ambiental).

Variaciones térmicas superficiales de la tierra

  • Aumento de la temperatura terrestre por efecto del aumento de los gases de efecto invernadero -que quedan atrapados en la atmósfera: CO2, Metano, Óxidos de Nitrógeno, Ozono, Clorofluorocarbonos y otros.
  • El CO2 se ha incrementado un 31%, desde 1750. Durante el año 2000 se vertieron a la atmósfera 24.511 millones de toneladas de CO2 derivadas del uso de combustibles fósiles.
  • El óxido nitroso (N2O) un 16%  desde el mismo año.
  • El metano atmosférico ha aumentado alrededor de un 150% desde 1750.
  • Los perfluorocarbonos quedan en la atmósfera largo tiempo.
  • Forzamiento Radiativo. Aumento de la temperatura del agua de los océanos, lo que implica tormentas cada vez más frecuentes e intensas. Recuérdese el huracán Katrina y la ciudad de Nueva Orleans. O el tsunami de 2011 en Japón/Fukusima.
  • Aumento de incendios, así como de olas de calor.

Desertización

  • Por alteraciones en ecosistemas y por disminución del agua dulce. Aumento de las sequías.
  • Aumento de las hambrunas (endémicas en el África Subsahariana, Etiopía… ).

Cambios temporales en los ciclos estacionales (desregulados)

Alteración de los ecosistemas: floraciones alteradas/importantes cambios en la agricultura/crisis ecológicas.

Especies animales en riesgo de extinción. Flora y Fauna (biodiversidad) amenazadas.

Aumento de enfermedades

Fundamentalmente de las relacionadas con el calor. Los microbios/infecciones proliferan enormemente con este medio. Plagas transmitidas por ratas, mosquitos, etc. Enfermedades tropicales en aumento. Aumento de Alergias.

Guerras por los recursos (Alimentos, Agua, Bosques, Energías)

“El mercado de la energía auténtico protagonista de las relaciones internacionales (…) Un desafío pendiente es la apuesta decidida por la implantación de las energías renovables y una adecuada protección del medio ambiente (…) Inmersos en un escenario de deterioro medioambiental, contaminación y calentamiento global, se hace cada vez más urgente promover medidas que modifiquen el actual modelo energético y productivo, apostando por una economía basada en el valor a largo plazo y por proyectos que sean compatibles con la eficiencia energética y la sostenibilidad”.

T-Solar, comparte y contribuye con su compromiso, para lograr este objetivo de eficiencia y sostenibilidad. Las centrales fotovoltaicas que gestiona y explota Grupo T-Solar han generado más de 405 GWh de energía en 2016. La electricidad limpia generada por el Grupo T-Solar en el año 2016 ha evitado la emisión de 145.000 toneladas de CO2 a la atmósfera. Reducción de emisiones: 0,358 Kg. de CO2 por KWh producido (según el Observatorio de la electricidad de WWF/Adena). Creemos que T-Solar aporta un “granito de arena” en la deseada consecución de un mundo saludable para todos.

Fin del contenido principal