Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Noticias

Comienza el contenido principal

Cultivando el buen gobierno corporativo

16 de abril de 2019

Uno de los desafíos más inmediatos al que se enfrentan las modernas empresas es la incorporación de la, y a la, cultura del Buen Gobierno Corporativo, y el consiguiente traslado de esta cultura al conjunto de la organización.  

En esta línea de actuación, miembros de la dirección de Grupo T-Solar (entre ellos, nuestra CEO Marta Martínez Queimadelos, quien ha obtenido DIPLOMA IC-A para Consejeros Profesionales) vienen realizando distintos cursos con el claro objetivo de que nuestra empresa permanezca en la posición de liderazgo que le corresponde por su decidida voluntad de transparencia y buenas prácticas, por su compromiso social, laboral y medioambiental, así como por su trayectoria de innovación, con presencia en seis países de tres continentes. La reciente adscripción de Grupo T-Solar como socio signatory al Pacto Mundial de la ONU, del que dimos noticia en estas mismas páginas, es un índice en la misma dirección.

Entendemos que son tres los polos que vienen generando el auge actual de las políticas de Buen Gobierno para las empresas:

1. Presión de la Sociedad:

Bien desde las reivindicaciones de la propia sociedad en que esté inserta la empresa (derechos humanos, políticas laborales, políticas medioambientales, medidas anticorrupción, etc.), o bien desde la sociedad internacional con sus distintos agentes, organismos y programas (ejemplo la ONU o la Comisión Europea).

Comisión Europea: Estrategia renovada de la UE para 2011-2014 sobre la responsabilidad social de las empresas. Bruselas, 25.10.2011

Bien desde los Gobiernos nacionales en sus respectivos ámbitos. En lo que respecta a nuestro país, tres son los documentos más recientes promulgados regularizando este ámbito.

Ley 19/2013, de 9 de diciembre, de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen GobiernoLey 31/2014, de 3 de diciembre, por la que se modifica la Ley de Sociedades de Capital para la mejora del gobierno corporativo.Código de Buen Gobierno de Sociedades Cotizadas en febrero de 2015

2. El papel de los inversores.

Habrá de tenerse en cuenta:

La cada vez mayor internacionalización de las empresas (globalización).
El acceso de estas empresas a los mercados financieros.
La presión de los inversoress (firmas de private equity y fondos institucionales)

Es indudable que la inversión se realizará en aquel ambiente que ofrezca las mejores garantías de sostenibilidad, permanencia, y carencia de riesgos. Estos tres ítems formarán parte de la gestión de ese Buen Gobierno Corporativo.

3. La cada vez mayor conciencia por parte de los altos ejecutivos, consejos de dirección, y junta de accionistas de las distintas empresas, de que su implicación veraz en el cumplimiento de los programas de Buen Gobierno, suponen no solo un incremento del valor y la reputación corporativa de la empresa (y por lo tanto de legítimos beneficios monetarios), sino también un incremento de los no menos beneficios (aunque no monetarios), de la solidaridad, la cooperación y el reconocimiento humano (valores hoy algo a la baja). Es lo que se viene denominando “Salario emocional”.

De esta manera, un Buen Gobierno Corporativo (lo que se ha dado en llamar Capitalismo Socialmente Responsable) genera confianza en los inversores, ejerce prevención sobre situaciones negativas, configura el necesario entorno de control y equilibrio y reafirma las buenas prácticas empresariales.

El Buen Gobierno Corporativo del que venimos hablando forma parte de una de las tres dimensiones o niveles que conforman el llamado Triple Bottom Line (TBL), como uno más de los nombres con que aparece la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), la Inversión Socialmente Responsable (ISR), o la ESG, siglas en inglés  de Environmental, Social and Governance o las empresas familiarmente responsables (efr) certificadas en conciliación laboral.

Utilizamos la propiedad del nudo borromeo para intentar graficar la ligazón entre los clásicos niveles en que la mayoría de catálogos dan cuenta de sus respectivos desarrollos.

En el gráfico se recogen dos definiciones relacionadas, aunque con matices diferenciales: Responsabilidad Corporativa y Responsabilidad Social. Las muy interesantes definiciones son de JAMES CHEN.

Hemos querido situar la Declaración EMN de la OIT como referencia de los aspectos socio-laborales de las empresas. Otro documento de la OIT sobre Responsabilidad Social Corporativa se puede encontrar el final.

Para la firma británica de servicios profesionales EY (Ernst & Young) serían claves en la gestión del gobierno corporativo los siguientes puntos:

Analizar el posicionamiento en Gobierno Corporativo
Medir la efectividad de los sistemas de control interno de la organización
Mejorar el reporting corporativo
Actuar diligente: La mayor seguridad y protección del consejero
Evaluar el cumplimiento de los objetivos del Consejo
Definir una política de retribución adecuada de consejeros y directivos
Asegurar el cumplimiento de los requisitos de Gobierno Corporativo en materia fiscal
Apoyar la creación de estándares internacionales de Gobierno Corporativo

Las cinco ventajas enumeradas que aparecen en el gráfico respecto al Buen Gobierno Corporativo, son presentadas en la web de Deloitte, abundándose en cada uno de los puntos.

Según el Informe Director´s Alert 2018, citado por Deloitte, serían tres los factores que podrían afectar al control de la REPUTACIÓN CORPORATIVA:

Fortalecer la relación entre estrategia y tolerancia al riesgo.
La transición del CEO y el impacto en la cultura organizacional.
Mantener el ritmo de la innovación digital.

“Una organización con buena reputación es sinónimo de generación de valor, minimización de riesgos globales y diferenciación en el mercado.” (…) “Se necesitan 20 años para construir una reputación y cinco minutos para arruinarla. Si piensas en eso, harás las cosas de manera diferente. Warren Buffet” (…) “Se hace alusión a la Economía de la Reputación para referirse al nuevo paradigma de gestión empresarial donde las percepciones que se tienen de una empresa son las que determinan las relaciones con ella; sin dejar atrás que el foco de la decisión -de comprar, invertir o trabajar en ella– se ha trasladado desde lo que ésta hace a lo que ésta es (negrilla nuestra), desde la calidad de sus productos y servicios hasta su capacidad para satisfacer las expectativas de sus stakeholders y generar valor justo para cada uno de ellos”, Sara Cebrián 2015.

Según García López, María José (2015) en su texto La Cuenta del Triple Resultado o Triple Bottom Line, publicado en Revista de contabilidad y dirección, nº 20, pp. 65-78 y citada por CEREM Business School en mayo 2018, ventajas de la implementación de una RSC serían:

Aumento del beneficio y el mercado: 

Incremento de la cuota de mercado y de la facturación
Incremento de la posibilidad de penetración en nuevos mercados
Mejora de la calidad
Mejora de la competitividad
Mejora de las relaciones con los clientes y el público en general

Mejora del margen comercial y de la productividad: 

Incremento de la eficiencia operacional
Reducción de los costes por materiales, energía y residuos
Reducción general de costes
Reducción de los costes de transporte, almacenamiento y embalaje
Reducción de las multas, seguros y costes de compensación a los trabajadores por accidentes laborales
Mejora del ánimo, productividad y creatividad de los empleados.

Mejores condiciones de acceso al capital: 

Mayor atractivo para los inversores
Acceso a subvenciones públicas.

Reducción de los costes de capital: 

Reducción del fondo de maniobra y de los costes operacionales
Reducción del capital fijo y cambios en la concepción del equilibrio patrimonial
Reducción de costes de capital a través de la mejora con los inversores y el resto de las partes implicadas.

Mejora de las funciones organizativas: 

Mejora de la información disponible para la toma de decisiones
Clarificación de las responsabilidades organizacionales y contables
Procesos operativos y desarrollo del negocio más estable
Establecimiento de programas de mejora continua.

Respecto al papel de los inversores en la configuración de la ESG (RSC), extractamos estos datos del trabajo de James Chen (ya citado) de recientísima actualidad –abril 2019: “Según el informe más reciente de US SIF Foundation, los inversionistas tenían  $ 11.6 billones en activos elegidos de acuerdo con los CRITERIOS DE ESG a principios de 2018, frente a  $ 8.1 billones solo dos años antes” (…) “Trillium Asset Management, con sede en Boston, con $ 2.5 mil millones bajo administración, utiliza una SELECCIÓN DE FACTORES ESG para ayudar a identificar compañías posicionadas para un desempeño sólido a largo plazo.” (…) “Compañías de servicios financieros como JPMorgan Chase, Wells Fargo y Goldman Sachs han publicado informes anuales que revisan exhaustivamente sus ENFOQUES DE ESG y los resultados finales.”

En relación con lo anterior, un aspecto no desdeñable de las evaluaciones de los inversores respecto a las empresas, consiste en la cada vez mayor importancia (con incrementos porcentuales atestiguados) adjudicada a la información no financiera reportada por estas empresas. Unas pinceladas al respecto se pueden encontrar en la web de EY con el siguiente titular “Transparencia, creación de valor a largo plazo y la sostenibilidad social y medioambiental marcarán el futuro del mundo empresarial” y donde se consideran: el Informe anual, el Informe integrado, y la Cobertura de prensa y Comentarios de profesionales, como la información no financiera más solicitada por los inversores.”

OTRAS WEBS CONSULTADAS.

1. Environmental, Social and Governance – ESG Criteria REVIEWED BY JAMES CHEN   Updated Apr 5, 2019

2. Implantación de planes de igualdad en organizaciones laborales

3. Buenas prácticas de conciliación y corresponsabilidad en las empresas con distintivo “Igualdad en la empresa” (Red DIE). Análisis sectorial y por tamaño de empresa

4. Deloitte.

5. Ernst & Young

6. Cebrián, Sara (2015): Reputación corporativa, uno de los activos intangibles más estratégicos de una compañía.

7. OIT: Iniciativa InFocus sobre responsabilidad social de la empresa 

Fin del contenido principal