Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Sección de idiomas

Fin de la sección de idiomas

Noticias

Comienza el contenido principal

Actualidad de la política energética china

12 de febrero de 2018

El país asiático transita desde una economía del carbón hasta liderar hoy las renovables

“China ha protagonizado en las últimas décadas la mayor revolución económica de la historia de la humanidad, en el sentido de que nunca una población había cambiado de forma tan intensa sus condiciones materiales de vida en un periodo de tiempo tan corto. Su revolución económica se sintetiza en la tasa media anual de crecimiento, un 10 por cien, lograda en este periodo”. Enrique Fanjul “Hacia un nuevo modelo de crecimiento chino” Economía Exterior nº 56,  2011.

Adjuntamos algunos indicadores socioeconómicos de este gigante asiático que entendemos necesario conocer para intentar una introducción a su política energética. Nos ha llamado la atención de entre estos datos, el hecho del total acceso de la población, tanto urbana como rural, a la electricidad.  

Dadas las dificultades para conseguir datos recientes sobre la energía china tomada en su conjunto, adjuntamos este gráfico de un informe 2017 de la Agencia Internacional de la Energía.

A través del gráfico se pueden considerar las ingentes cantidades suministradas para la constitución del mix eléctrico chino en 2015. Mtoe es una unidad de energía igual a un millón de toneladas equivalente de petróleo (tep en español, toe en inglés). Es decir, hablamos de un volumen de energía cercano al producido por 3.000 millones de toneladas de petróleo. Observamos que aproximadamente dos tercios de este total es aportado –aún- por el carbón,

lo que convierte a este país en el mayor contaminador mundial de CO2, como vimos en artículo anterior de este blog.  Tal vez podamos ahora entender mejor los cálculos estimativos que se hacen para los años venideros respecto a estos consumos fósiles, si además hemos de sumar los incrementos de población que se producirán en un país que actualmente cuenta con una población de cerca de 1.400 millones de personas, o los previsibles aumentos del PIB en una economía tan pujante (actualmente del orden del 6% anual). Por tanto, es de esperar un significativo incremento en el consumo de carbón, a pesar de los distintos planes implementados para disminuirlos: “reducir la capacidad de carbón en 800 millones de toneladas al año para el 2020” (REVE 2017), estando previsto el cierre de más de cien plantas.  

RENOVABLES.

Dejamos reseñado el hecho de que China es el mayor productor mundial de energía hidroeléctrica (elperiodicodelaenergia.com 30/9/2015). Según datos de REVE, 338 GW instalados en 2017.

En su día fue un hecho noticioso la construcción de la colosal obra de ingeniería denominada Las Tres Gargantas, presa hidráulica, la mayor del mundo, que embalsaba las aguas del río Yangtsé. Siendo una fuente de energía renovable supuso la reducción de unos 100 millones de toneladas de CO2.

Por lo que respecta a las demás energías verdes “las inversiones del país en los sectores de las energías renovables alcanzaron 87.800 millones de dólares el año pasado. Al cierre de julio, la capacidad instalada de energía renovable había alcanzado 620 gigavatios, lo que representaba el 35 por ciento de la capacidad total instalada. Actualmente, la capacidad instalada de energía hidráulica, eólica y fotovoltaica ha alcanzado 338, 150 y 100 gigavatios, respectivamente, de forma que China encabeza la lista mundial en los tres tipos (REVE 27/9/2017)”.

Las cifras correspondientes a 2016 de las renovables chinas emitidas por BP, se ven corroboradas por los top graficados por REN21.GSR 2017, donde se observa el liderazgo del país asiático en la mayoría de los tipos de fuentes renovables, tanto a nivel de adiciones anuales como de capacidad de generación.

Considerando el futuro más inmediato de las renovables en China, recoger la noticia de REVE 27/9/2017 que se hace eco de  la orientación inmediata de los flujos de inversión: “Se invertirán unos 2,5 billones de yuanes (unos 361.000 millones de dólares) en proyectos de energías renovables durante el periodo 2016-2020, lo que creará más de 13 millones de empleos de acuerdo con cálculos iniciales”. En 2015, China tuvo una inversión económica en electricidad y renovables correspondientes al 36% de la inversión total a nivel planetario, según informó REN21.  

FOTOVOLTAICA.

Respecto a la energía fotovoltaica en concreto, los análisis de Solar Power Europe estiman para el país asiático un incremento entre 20 y 30 GW de instalación solar durante el año 2017.

CPIA (Country Policy and Institutional Assessment): Calificación de un país respecto a 16 criterios agrupados en 4 bloques: 1º Gestión económica. 2º Políticas estructurales. 3º Políticas de inclusión social y equidad. 4º Gestión e instituciones del sector público.

Igualmente y considerando un escenario medio Solar Power hace una previsión de 120 GW de incremento fotovoltaico para el lustro inmediato, alcanzando en 2021 la espectacular cifra de 197 GW de capacidad instalada.

Para finalizar adjuntamos un extracto del informe Global Energy Architecture Performance Index (EAPI) Report 2017 del World Economic Forum, referido al gigante chino.

“China (95º en el ranking EAPI 2017) está mostrando signos de abordar el importante desafío de permitir un crecimiento rápido de su sector energético al tiempo que equilibra los tres lados* del triángulo de la energía.

El consumidor de energía más grande del mundo ocupa un lugar en la clasificación de este año. El puntaje más fuerte del país es para la diversificación de contrapartes de importación, donde logra el primer lugar a nivel mundial. Si bien China ha dado pasos significativos para responder a la creciente contaminación del aire, la sostenibilidad sigue siendo el mayor desafío (el 112 de este lado del triángulo de la energía). China está rezagada con respecto a otras superpotencias globales, con altos niveles de intensidad energética** (107º) y altas emisiones de CO2 provenientes de la producción de electricidad (102º) que impactan en su desempeño comparativo. Para mejorar la competitividad del sector energético, China está tomando medidas específicas en todo su sistema energético. El 13 ° plan quinquenal incluye objetivos y medidas para abordar cuestiones clave, como la contaminación del aire y el cambio climático, y abarca desde el establecimiento de objetivos obligatorios para reducir las emisiones y mejorar la eficiencia hasta el lanzamiento de un mercado nacional de carbono. China también se comprometió a reducir la intensidad energética en un 60-65% para 2030 como parte del Acuerdo de París”.

  • 1º Crecimiento económico y desarrollo. 2º Sostenibilidad medioambiental. 3º Acceso a la energía y seguridad.
  • Por intensidad energética entendemos una medida de la eficiencia energética de la economía de una nación, y que se calcula como unidades de energía por unidad de PIB.
  • Reducir la intensidad energética significa reducir los costos de convertir energía en PIB.

Según este informe (EAPI 2017), los mayores consumidores de energía del mundo dificultan el consumo  de países con mayor rendimiento.

 

 

Fin del contenido principal